martes, enero 08, 2008

Humor para salir riendo


Llega un tipo a una ventanilla en un ministerio y cuando le preguntan el nombre dice:

- Ju-ju-ju-ju-an Lo-lo-lo-pez.

- ¿Qué? ¿Tartamudo?


- No señor. El tartamudo era mi padre. Y el del registro civil era un gracioso.




------------------------


"Y saldrás del instante santo riendo,

con tu risa y la de tu hermano unida a la de Él."


Texto 27.VIII.9.8

Un Curso de Milagros


======================


2 comentarios:

kiri-dido dijo...

jajjaja. Buen chiste. Gracias por tu visita a mi triciclo...nos vemos. Un beso.

Lamat Oxlahun dijo...

Creo que el humor nos permite reirnos de nosotros mismos, de lo que concebimos como trágico, de nuestras reacciones y nuestras caras de espanto.
La manera que encontré para sanar las heridas del pasado fue la risa. Reirme de la desgracia, de mis miedos y mis trabas. Reirme de mi misma es una caricia al corazón. Y contrario a lo que muchos piensan, riéndome de mí misma encontré el respeto y la complicidad de los demás. Abrazo este espacio y el comentario que dejaron en mi blog con tanto cariño. Saludos!