domingo, noviembre 11, 2018

Queda claro

La preocupación pone en evidencia que estoy confiando en lo que no es nada,  estoy haciendo planes fuera de la Voluntad de Dios,  en donde se precisa del pequeño yo para idear atajos, surtir remedios, planear sobre futuros inexistentes.

No hay un esmero más que me acerque a mi Identidad,  sigo siendo tal como el Amor me creó,  pero mientras escuche a mi ego nunca seré suficientemente capaz, bueno, fuerte, profesional, y la constante será una sensación de competencia,  de incompetencia,  de lucha.

Mi oración entonces es

Espíritu Santo déjame claro 
que no quiero otra Voluntad que la de Dios, 
que mis afanes son en vano 
si no descanso en Su fortaleza.

Así queda claro, 
un Sólo propósito,  
ser Uno con tu Corazón.


Gracias Padre por darme paz en cada latido.


========

lunes, noviembre 05, 2018

El amor no se puede aprender


Me encantó la sesión de hoy de UCDM ,  oportuno recordatorio de que el meollo del asunto es eliminar los obstáculos que me impiden reconocer mi herencia, mi ser, mi esencia. Pero ese reconocimiento no puedo hacerlo con mis cinco sentidos,  por eso pido ayuda y acude el Espíritu Santo siempre con la respuesta.


"El amor no es algo que se pueda aprender.

Su significado reside en sí mismo.  Y el aprendizaje finaliza una vez que has reconocido todo lo que no es amor. Esa es la interferencia; eso es lo que hay que eliminar. 

El amor no es algo que se pueda aprender porque jamás ha habido un solo instante en que no lo conocieses."

Libro de Texto Cap. 18. IX.12.1-5
Un Curso de Milagros
A Course in Miracles

===============

domingo, octubre 07, 2018

Seguridad sin obstáculos

La lección del día me recordó que el Curso de Milagros es una herramienta para entrenar a mi mente y  ayudarme a desvanecer los obstáculos que me impiden reconocer la presencia del Amor que es mi esencia.    

El primer gran obstáculo es haberme olvidado de mi identidad verdadera,  la única,  esa identidad que fue anterior a mi nacimiento  y permanecerá eternamente y que además no tiene que ver con estado civil, género,  nacionalidad, oficio, profesión, aficiones, credo, rituales.

Ese olvido de mi identidad me ha salido caro,  me ha costado la paz,  el amor y la felicidad.   El ego aprovecha mi olvido y para mantenerme distraída se pone creativo: 


  • me ofrece en copas "felicidad" burbujeante  para brindar por lo efímero  
  • me vende nociones de futura paz con el sacrificio actual,  finalmente también 
  • me da recomendaciones para conservar al Amor sin ninguna afectación.


Los trucos del ego son dementes, ninguno me lleva a la Paz.

Hago un alto.

Reconozco Quién Soy y que sigo siendo tal cómo Dios me creó,  veo que el amor es todo abarcador, no tiene fronteras, ni limites. 

Es un deleite la lección 280,   que me lleva a la seguridad sin obstáculos.




"Qué límites podría imponer yo al Hijo de Dios?

Aquel que Dios creó ilimitado es libre. 

Puedo inventar aprisionarlo pero sólo en ilusiones, no en verdad. Ningún Pensamiento de Dios ha abandonado la Mente de su Padre, ningún Pensamiento de Dios está limitado en absoluto. El Pensamiento de Dios es por siempre puro.  ¿Puedo poner límites al Hijo de Dios, cuando su Padre dispuso que fuera ilimitado y semejante a Él en libertad y amor?

Hoy honro a Tu Hijo, porque sólo así encuentro el camino hacia Tí. Padre,  no pondré límites en el Hijo que Tu amas y al que creaste ilimitado.  El honor que le rindo a Él es Tuyo, y lo que es Tuyo me pertenece también a mí. "

==========

domingo, septiembre 02, 2018

EsTAR

Gracias Padre,  ante la ansiedad por el futuro me regresas al aquí y el ahora, y aquí me quedo sin ninguna tribulación.  Así me deleito con este segmento del capítulo 13 que me recuerda elegirte a ti,  escucharte a ti,  estar en ti, al reconocer Tu Amorosa Respuesta,  sólo ahí puedo esTAR.

"Cuando la tentación de atacar se presente para nublar tu mente y volverla asesina, recuerda que puedes ver la batalla desde arriba. Incluso cuando se presenta en formas que no reconoces,  conoces las señales: una punzada de dolor,  un ápice de culpabilidad, pero sobre todo la pérdida de la paz.

Conoces esto muy bien. Cuando ocurran, no abandones tu lugar en lo alto, sino elige inmediatamente un milagro en vez del asesinato.

Y Dios mismo,  así como todas las luces del Cielo,  se inclinarán ante ti para elevarte. Pues habrás elegido permanecer donde Él te tendría y no hay ilusión que pueda atacar la paz de Dios cuando Él está junto a Su Hijo."

Libro de Texto Cap. 13 VIII.6
Un Curso de Milagros
A Course in Miracles