miércoles, mayo 19, 2010

La quietud del Cielo envuelve hoy mi corazón.


"La quietud del Cielo envuelve hoy mi corazón.

Padre, ¡qué día tan sereno el de hoy! ¡Cuán armoniosamente cae todo en su sitio! Éste es el día señalado para que llegue a entender la lección de que no tengo que hacer nada. En Ti ya se han tomado todas las decisiones. En Ti ya se ha resuelto todo conflicto. En Ti ya se han colmado todas mis esperanzas. La paz es mía. Mi corazón late tranquilo y mi mente se halla en reposo. Tu Amor es el Cielo y Tu Amor es mío.


La quietud de hoy nos dará esperanzas de que hemos encontrado el camino y de que ya hemos recorrido un gran trecho por él hacia una meta de la que estamos completamente seguros. Hoy no dudaremos del final que Dios Mismo nos ha prometido. Confiamos en Él y en nuestro Ser, el cual sigue siendo uno con Él."


Lección 286
Un Curso de Milagros
A Course In Miracles


================




sábado, mayo 01, 2010

A tono con mi partido

A diferencia del plano espiritual (inmutable, eterno y todo abarcador) al que no le acontece nada puesto que no está inmerso en el plano tempo-espacial, a “nivel cancha” lo que ocurre es tan ilusorio como una película de Disney. En efecto, a “nivel cancha” pareciera que hay equipos, jugadores, árbitros, espectadores, aficionados, etc. Todos ellos en apariencia jugando el rol asignado (delantero, centro, portero, animador, etc.).

Disponte en 5 minutos a repasar este fantástico partido:





¿Qué tal, eh? ¿Lo disfrutaste conmigo? Esto es lo que acostumbramos llamar “vida”.

Pareciera que mi ego es el león ¡es más que eso! mi ego es t-o-d-o-s.

A nivel cancha están todas las facetas de mi ego (y del tuyo también puesto que somos uno mismo). Está la segmentación en equipos diferenciados por los colores del uniforme, está el que quiere ganar (porque desconoce que es imposible perder), el que se pone de juez o árbitro (y siempre resulta víctima de lo que juzga o regula), el que tiene miedo (y en la defensa de su portería da pie al ataque), está el que se detiene en su trayectoria al éxito por un tema de vergüenza o temor al qué dirán, el que se burla y va de la risa al llanto en microsegundos (porque la fuente de su “alegría” no era interior), el que está listo para la muerte y tiene la camilla a la mano para gozarse del dolor ajeno (ignorando que no hay nada externo a él), en fin.

-¿Qué tiene que ver esto con Un Curso de Milagros?
Respóndelo tu mismo. ¿Qué roles crees que estás jugando a nivel cancha? Y ¿en qué canchas? ¿En la cancha de la ciudadanía, en la de los padres de familia, la de los adictos, la de los indocumentados, la de los asalariados, la de los sindicalizados, la de los creyentes, la de los aficionados, la de los de la tercera edad, la de las minorías, la de los enfermos, la de los vendedores, la de la juventud, la de los empresarios, la de los transeúntes, la de los automovilistas, la de los migrantes, la de los vacacionistas, la de los contribuyentes, la de los desempleados, la de los vegetarianos, la de los casados, la de los…? ¿lo ves? Esto es lo que acostumbramos llamar “vida”; dice UCDM “Sólo hay una vida y es la que comparto con Dios” ¿Entonces, cual es afán de estarnos asignando identidades (canchas) que no nos corresponden?

-¿Me estás diciendo que descuide a mis hijos?
No. No estoy diciendo que los descuides, ni que los cuides, estoy diciendo que: si solamente reconocieras que no hay nada que perder, las preocupaciones y miedos dejarían de tener sentido para ti y por ende se desvanecerían; también estoy subrayando que ese miedo es producto de lo que ocurre a "nivel cancha" que obliga al juego de uno vs el otro. Derivado de ignorar que no hay necesidad de preservar lo que no existe.

-¿Cómo que no existe?
Mmmm back to basics… ...Un Curso de Milagros postula:
“Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe. En esto radica la paz de Dios.”

Aquí donde lo real es inmutable, eterno y todoabarcador dime: ¿ese cuerpo, evento o situación es inmutable, eterna y todoabarcadora? No verdad, por lo tanto no es real, al no ser real resulta que es irreal y ya dice UCDM “Nada irreal existe”. Luego el miedo proviene de ignorar que no hay necesidad de preservar lo que no existe.

A diferencia del plano espiritual (inmutable, eterno y todo abarcador) al que no le acontece nada puesto que no está inmerso en el plano tempo-espacial, a “nivel cancha” lo que ocurre es tan ilusorio como una película de Disney.

Depende de mí que sea una película de Disney y no una de terror.

Cómo puedo lograrlo: Pido ayuda, le pido ayuda al Espíritu Santo para que me haga conciente de que el balón de la paz, la felicidad y el amor está en mi cancha, que no hay nada fuera de mí, todos los actores en la cancha los he puesto yo mismo y depende de mí disfrutar el fantástico juego y estar a tono con mi partido.
========================
De la lista -Las reglas del juego