miércoles, agosto 27, 2008

¡Sólo de mi!




Mi salvación procede de mi.

No hay nada externo a mí que me pueda detener.

En mi se encuentra la salvación del mundo y la mía propia.

frag. Lección 70
Un Curso de Milagros
A Course In Miracles

3 comentarios:

lyyne dijo...

Que bonito!
Hay días en los que necesitas recordar eso porque todo parece al rebés en cuando no lo es.
Besos


Lyyne

Anónimo dijo...

"NO HAY NADA EXTERNO A MI QUE ME PUEDA DETENER"...ESTO ES UTOPICO. EN EL MUNDO ACTUAL. nOS DETIENEN NUESTROS HIJOS. cOMO VAMOS A DEJAR A NUESTROS HIJOS EN MANOS DE NO SE SABE QUIEN ME LOS CUIDARIA??
hE LLEGADO A PENSAR, QUE LOS HIJOS LOS ANSIAMOS AQUELLOS, COMO TRAMPAS, QUE ALGO MATERIAL NOS ATE A LA TIERRA. UNA IDEA COMPLICADA. PERO , QUE SE DILUYE EN EL DEBER PARA CON NUESTROS HIJOS...
CUANDO CREZCAN , PUEDO VOLAR. AHORA, DEBO CUMPLIR CON MI DEBER.
SIN ASPAVIENTOS. CON DIGNIDAD.

QUIEN NO ANSIA UNA ROULOTTE Y VAGAR, PERDERSE...

Marlina Rodriguez dijo...

Bendiciones!