domingo, octubre 07, 2018

Seguridad sin obstáculos

La lección del día me recordó que el Curso de Milagros es una herramienta para entrenar a mi mente y  ayudarme a desvanecer los obstáculos que me impiden reconocer la presencia del Amor que es mi esencia.    

El primer gran obstáculo es haberme olvidado de mi identidad verdadera,  la única,  esa identidad que fue anterior a mi nacimiento  y permanecerá eternamente y que además no tiene que ver con estado civil, género,  nacionalidad, oficio, profesión, aficiones, credo, rituales.

Ese olvido de mi identidad me ha salido caro,  me ha costado la paz,  el amor y la felicidad.   El ego aprovecha mi olvido y para mantenerme distraída se pone creativo: 


  • me ofrece en copas "felicidad" burbujeante  para brindar por lo efímero  
  • me vende nociones de futura paz con el sacrificio actual,  finalmente también 
  • me da recomendaciones para conservar al Amor sin ninguna afectación.


Los trucos del ego son dementes, ninguno me lleva a la Paz.

Hago un alto.

Reconozco Quién Soy y que sigo siendo tal cómo Dios me creó,  veo que el amor es todo abarcador, no tiene fronteras, ni limites. 

Es un deleite la lección 280,   que me lleva a la seguridad sin obstáculos.




"Qué límites podría imponer yo al Hijo de Dios?

Aquel que Dios creó ilimitado es libre. 

Puedo inventar aprisionarlo pero sólo en ilusiones, no en verdad. Ningún Pensamiento de Dios ha abandonado la Mente de su Padre, ningún Pensamiento de Dios está limitado en absoluto. El Pensamiento de Dios es por siempre puro.  ¿Puedo poner límites al Hijo de Dios, cuando su Padre dispuso que fuera ilimitado y semejante a Él en libertad y amor?

Hoy honro a Tu Hijo, porque sólo así encuentro el camino hacia Tí. Padre,  no pondré límites en el Hijo que Tu amas y al que creaste ilimitado.  El honor que le rindo a Él es Tuyo, y lo que es Tuyo me pertenece también a mí. "

==========

No hay comentarios.: