viernes, junio 20, 2008

Pasa paz, pasa

No vienes, no voy;
no pasa nada,
todo pasa.
.
Todo me resbala en esta paz
que más que deslizarse
ocasiona gustosa que nada me pegue,
que nada se pegue,
que nada se atore,
que todo se deslice,
es una paz que me quiere,
es una paz que no muere.

De la paz que muerde el papel un momento,
instante en el que me detengo,
sólo a tomar un nuevo respiro,
uno que me infla como globo y entonces,
me elevo, vuelo,
mientras
la paz que permanece,
hace que todo se me deslice...

...incluso esta paz que me mece.


Fabiola de la Paz

"La paz de Dios
........................brilla en ti ahora
..............................................y desde tu corazón
........................se extiende por todo el mundo.

Se detiene a acariciar cada cosa viviente
y le deja una bendición que ha de perdurar para siempre.

Lo que da no puede sino ser eterno.

Elimina todo pensamiento de lo efímero
y de lo que carece de valor.

Renueva todos los cora­zones fatigados
e ilumina todo lo que ve según pasa de largo."

Lección 188.3
Un Curso de Milagros

3 comentarios:

AGUALUNA dijo...

Dar y Recibir,la Paz es el regalo màs hemoso que nos ha sido otorgado, tanto como el Amor y la Vida.

Todo lo bueno siempre va acompañado de paz de espìritu y de paz de consciencia.
La paz calma, relaja, ilumina, provoca satisfacciòn y esperanza.

Es una guerrera fiel para ayudar al mundo, entonces seamos sus seguidores.

Hermoso post, felicitaciones amigos.

Un abrazo enorme desde Chile,

Agualuna

Quiero recordar dijo...

Experimentar la Paz de Dios es algo maravilloso, es ese momento en que nada te inquieta, nada temes y sólo amas. Es el momento en que sabes que Dios está contigo, es la certeza de su prescencia, ¡puedes sentirlo, puedes sentir su gran Amor! Y te invade su Paz.

"La paz de Dios brilla en ti ahora y desde tu corazón se extiende por todo el mundo"

Y por eso tu nombre:
Fabiola de la Paz

Un gran abrazo

Beatriz Cardona dijo...

Gracias DaryRecibir. Completamente hermoso este post. Gracias..Experimentar esa paz, el vivirla dia a dia, lo logramos cuando confiamos en un poder mas grande que nosotros, que lo que nos rodea, cuando aceptamos que somos los hijos de Dios, los bien amados, y que nada, absolutamente nada puede perturbarnos, es cuando estamos en esa confianza, como niños, que dejamos actuar al Espiritu Santo. Nuevamente gracias.