viernes, junio 13, 2008

La naturaleza del amor


La naturaleza del amor es contemplar solamente la verdad -donde se ve a sí mismo- y fundirse con ella en santa unión y en compleción.



Cap.19. IV.A.10.2
Libro de Texto
Un Curso de Milagros

A Course in Miracles

4 comentarios:

JOSE MANUEL dijo...

En sesiones de meditacion generar amor conscientemente me costaba bastante, cuando lo lograba, despues de leer algun libro "especial" llegaba muy alto, el otro día leyendo el "manual para la ascensión" de Serapis Bey me encontre con este texto que me abrio un poco otra forma de ver las cosas. Te lo dejo y espero que te guste.
El gran mito del amor consiste en que ustedes creen poder amar a alguien, a algo o, por lo menos, a ustedes mismos. ¡Nadie puede amar a otro! ¡Ustedes no pueden amarse a sí mismos ni amar a otros! ¿Por qué? Porque el amor no es un "hacer" sino un "permitir ser".
La mismísima energía, a partir de la cual este universo está construido, posee en sí misma una cualidad: una dicha de ser, una aceptación del derecho de todas las cosas para que sean y un deleite en la expresión de todas las cosas, a medida que ellas disfrutan su derecho de ser. Todos los seres provienen de la Fuente y tienen el derecho divino a experimentar y expresar su divinidad; y todos los seres tienen el derecho a disfrutar las expresiones de los demás; porque ellos en realidad no son más que uno sólo, aunque ingeniosamente disfrazados para aparentar estar separados.
El aceptar esta dicha y deleite de expresarse a ustedes mismos y a los demás, es una experiencia maravillosa y constituye lo que yo denomino "amor". Sin embargo, no pueden ustedes hacer dicha ni deleite. Sólo pueden permitirles ser, dejar que los barra, de cabo a rabo, como cualquier otra emoción. Y esta emoción no está condicionada, en realidad, a lo que cualquier otro ser esté haciendo; se basa en conocer y experimentar la divinidad que hay en él. Si alguien que conoces, está de malas pulgas, por ejemplo, aún así, está expresando su divinidad, aun cuando esa expresión no te entusiasme.

darYrecibir dijo...

¡gracias por compartirlo José Manuel!

el poeta mistico dijo...

Quienes se han autorealizado o iluminado, nos dicen que nada es real... que todo es una ilusión.

Que la única cosa que es real...es el Amor.

Mauro Mata Vicente dijo...

Hola,

Gracias a ti que permites que el Amor del Padre se expanda.

Desde que conoci el Curso de Milagros, ha sido más fácil crecer. Y gracias a personas como tú, ese compartir, ese Dar y Recibir, se vuelve una realidad palpable.

Lamentablemente, en Ciudad Juárez, no hay mucho que hacer, o quizá por el contrario demasiado que hacer. Dado que no hay grupos de discusión, ni nada por el estilo.


Pero bien, mientras tanto, blogs y aportaciones como la tuya son primordiales para mi.

Un abrazo
Mauro