martes, febrero 26, 2008

El amor, la dicha y la paz de Un Curso de Milagros

Es obligatorio saber que el amor, la dicha y la paz viven en tí.

Tu tienes el poder de decidir,
puedes usar el poder de tu mente
para con tu luz deshacer el dolor, el sufrimiento y la oscuridad.

Tu tienes el poder de decidir.

El dolor no es la voluntad de Dios.

Se te olvidó Quién eres, sin embargo cuando recuerdas que eres el Hijo de Dios, este reconocimiento implicitamente te lleva a ejercer tu herencia: el amor, la dicha y la paz.

La salud y la gracia.


2 comentarios:

María Marcela dijo...

Aquí estoy Dios Mío, querido amigo de mi alma, cumpliendo con tu preciosa Voluntad, llenándome con tu Luz e iluminando todo lo que encuentre a mi paso.
Aquí estoy querido Dios, sirviendo al Amor que todos somos, con una alegría tan inmensa y una paz tan indescriptible como jamás lo hubiera podido imaginar.
Gracias Padre, gracias, gracias, gracias, porque te puedo ver en todas partes, puedo sentirte en mi Corazón y puedo ver tu Presencia en el Corazón de los Ángeles Humanos que regalan el Amor en este precioso espacio.
Querido Dios, me he rendido a tu Amor, ésta ha sido y será por siempre mi mejor decisión.
Porque Contigo ya no tengo que seguir buscando lo inalcanzable, la dicha eterna, porque Contigo he comprendido que todo cuanto pueda anhelar Tú ya me lo has dado.
Te Amo

Tea dijo...

Dios mío ... parece tan fácil.

Elijo ...
Tengo derecho...
Es una pesadilla ...
No es la voluntad del padre ...

Esta chica me hizo sentir lo que creía perdido.

Gracias.