martes, septiembre 14, 2021

Ándale pues

Gracias le doy al Espíritu Santo 
que con su dulce voz 
me recuerda Quien Soy,  aquí ahora...

Y ya no hay espacio para el enojo, coraje o berrinche,  tampoco hay espacio para sentirme víctima del exterior.  Si ya sé que:  afuera no hay nada.

"Afuera nada existe, solo adentro" decía una canción. 



Dice el texto: 

"Nunca te olvides de que cuando sientes surgir la necesidad de defenderte de algo es que te has identificado a ti mismo con una ilusión.  Consecuentemente, crees ser débil porque estás solo.  Ese es el costo de todas las ilusiones. No hay ninguna que no esté basada en la creencia de que estás separado..."  
Libro de Texto Cap. 22.V.6
Un Curso de Milagros
A Course in Miracles



viernes, junio 11, 2021

Tener la razón o ser feliz

Estar enmedio de la barda con un pie a cada lado es incómodo,  de hecho no se puede estar en los dos lados al mismo tiempo,  así me llega este recordatorio ¿qué prefiero tener la razón o ser feliz?

Sólo mi ego sacrificaría la felicidad por un "yo tengo razón",  qué cansado resulta el juego del ego que se dedica a subrayar argumentaciones vacías que no ayudan en nada a reconocerme en mi prójimo.  

Por eso depongo los juicios,  prefiero ser feliz,  me rindo,  y en esa rendición llega la victoria,  y con ella me rodea la felicidad.





viernes, junio 04, 2021

La Causa

Como para Sherlock Holmes el título,  "La Causa",  siempre el ego anda buscando la causa de todo cuanto acontece afuera de si mismo,  o bien haciendo recuentos históricos de sucesos que no están en el presente y que sólo hablan de división y juicio.  

Basta,  no daré ocasión de erigir enemigos externos a los que les atribuya el motivo o la causa del pesar, cuando lo único que muestra es una total ignorancia, o al menos amnesia: 

Me olvidé de mi Verdadera Identidad. 

Y ese olvido está costando caro, 
me hace juzgar a mi hermano,
cuando afuera no hay nada, 
¡ya estuvo!  si reconozco que
El Todoabarcador Amor me creó a su imagen y semejanza, 
afuera no hay nada. 
No hay peligros acechando, 
no hay enemigos a vencer,
sólo hay amor por todo alrededor.  

No sé cómo recordar mi identidad, 
entonces pido ayuda ¡Ven Espíritu Santo!
y el Espíritu Santo de inmediato me recuerda: 

 "El amor no sabe nada de cuerpos y se extiende a todo lo que ha sido creado como él mismo. Su absoluta falta de límites es su significado. Es completamente imparcial en su dar, y abarca todo únicamente a fin de conservar y mantener intacto lo que desea dar."  



Texto Cap. 18.VIII.8
Un Curso de Milagros



La Causa con C mayúscula está adentro y desde ahí me alcanza.
Gracias Padre.


===========